febrero 24, 2010

"...Me aferré a su mano como a un salvavidas en la peor tormenta imaginable. (...) sentí que me desprendía del cuerpo, el corazón me estallaba..."